En la semana de Halloween, vamos a aprovechar para hablaros de los miedos en los niños y de cómo ayudarles a superarlos utilizando cuentos. Tres de los miedos más típicos cuando son pequeños son: el miedo a irse a la cama solito, el miedo a hacer el ridículo y el miedo a la oscuridad.

La semana pasada os hablamos de Genios Lectores, el proyecto de Judith Gallardo en el que, entre otras cosas, trabaja las emociones a través de los cuentos. Hoy le damos la bienvenida como colaboradora especialista en Castellón Kids; estamos encantadas de tenerla por aquí y estamos seguras de que sus artículos os van a parecer súper interesantes.

El miedo es una de las emociones más comunes en los niños; por eso, inspirada por Halloween, en su primer post Judith ha querido recomendarnos tres cuentos, pero no de miedo, sino para ayudar a superarlo. En este artículo nos comenta por qué son buenas lecturas y nos da algunos tips para leerlas con los peques.

El 31 de octubre celebramos Halloween. Una festividad que, aunque no es originaria de España, la hemos ido adaptando y tomando como propia: decoramos la casa, nos disfrazamos y explicamos historias terroríficas sentados en la alfombra del comedor. Aunque algunos niños y niñas disfrutan de la fiesta, hay otros que todavía sienten miedo cuando escuchan palabras como: bruja, esqueleto, fantasma o, incluso, oscuridad. Por eso, en contra de todo pronóstico, en el post de hoy no voy a recomendar cuentos de miedo, sino cuentos para acabar con él.

CUENTOS PARA SUPERAR LOS MIEDOS INFANTILES

«EL VAMPIRO PELIGROZO», de José Carlos Andrés y Gómez.

  • Recomendado a partir de 4 años. Apto hasta los 8-10 años.
  • Para niños que se sientan ridículos ante sus miedos. Muchas veces el miedo está asociado también a la vergüenza.

Sinopsis: El vampiro de esta historia cree que no superará la escuela de vampiros. Cada vez que intenta asustar a alguien, lo único que provoca es risa. ¿Por qué? Si él lo hace todo bien, aparece en la oscuridad y grita: “¡Soy un vampiro peligrozo!”

¿Cómo explicarlo? Las ilustraciones son tan llamativas y el texto tan simple que en realidad se cuenta solo, pero a modo consejo: jugad con las voces. Especialmente, con la voz del personaje principal, el vampiro. Exagerar esta voz, hace que los peques se rían y perciban con mayor claridad el ridículo y la vergüenza que siente el protagonista.

¿Por qué es una buena lectura? En primer lugar, es un cuento muy divertido. Tratar el miedo con humor, aprender a reírse de nuestros propios fantasmas es una manera muy positiva de superar el miedo. Sobre todo, el miedo a hacer el ridículo, que es muy común entre los niños. Por otro lado, es una lectura que invita a reflexionar sobre nosotros mismos. Al terminar el cuento, podéis iniciar una conversación con vuestro hijo o hija:

  • ¿Alguna vez alguien se ha reído de ti por no saber hacer algo? ¿Cómo actuaste tú? ¿Igual que el vampiro o diferente?
  • ¿Cómo ayudarías al vampiro a superar su problema?
  • ¿A ti te hubiera dado miedo que apareciera ese vampiro por la noche?
  • ¿Qué es lo que a ti te da miedo?
  • ¿Qué podríamos hacer para que dejes de tenerlo?

«BUENAS NOCHES, LUNA», de Margaret Wise Brown y Clement Hurd.

  • Recomendado a partir de 2 años. Apto hasta los 6-7 años.
  • Para niños/as que tengan miedo de irse a la cama.

Sinopsis: Un conejito se va a la cama, pero antes de dormirse le da las buenas noches a todo lo que hay a su alrededor (los cuadros, los calcetines, la luna…)

¿Cómo explicarlo? Invita a tu hijo/a a enumerar todo lo que aparece en el cuento. Es decir, que igual que el conejito, le dé las buenas noches a los objetos que hay dibujados. La repetición de la estructura: buenas noches, (objeto); hace el mismo efecto que el famoso “contar ovejitas”. A medida que vamos observando las ilustraciones y haciendo una lista de todos los elementos, nos vamos calmando: el ritmo de nuestra respiración disminuye y con ello el ritmo cardíaco.

¿Por qué es una buena lectura? En primer lugar, es muy sencillo de explicar y de hacer partícipe al pequeño/a. En segundo lugar, facilita la rutina de sueño. Si cada noche, antes de irnos a dormir, nos tumbamos en la cama con nuestro hijo/a, abrimos el cuento y vamos dándole las buenas noches a todos los personajes de la historia, aprenderá que al terminar el cuento es hora de descansar. Además, como comentaba antes, ya estará algo más tranquilo/a, así que no le será tan complicado coger el sueño.


«NO ME DA MIEDO LA OSCURIDAD», de Anna Milbourne.

  • Recomendado a partir de 4 años. Apto hasta los 10 años.
  • Para niños/as con miedo a la oscuridad.

Sinopsis: La oscuridad a veces, da mucho miedo, porque no conseguimos ver lo que hay a nuestro alrededor. El protagonista de este cuento nos explica que, aunque la noche tenga sus inconvenientes, también tiene muchas ventajas, una de ellas, por ejemplo, es que podemos ver las estrellas.

¿Cómo explicarlo? Recomiendo leer el cuento poco a poco y dejar que el niño/a vaya descubriendo las sorpresas que se encuentran tras los troqueles: nada es lo que parece a simple vista.

¿Por qué es una buena lectura? Aporta una visión muy positiva de la oscuridad. Proporciona un contrapunto a la perspectiva terrorífica y negativa que tienen algunos peques de la  noche. Además, como en el cuento anterior, podemos utilizarlo para charlar sobre el miedo a la oscuridad:

  • ¿Qué otras cosas buenas tiene la noche? ¿Se te ocurre alguna?
  • ¿Qué cosas divertidas crees que podríamos hacer cuando oscurece?

Espero que estas recomendaciones os sean útiles y os deseo una noche llena de castañas, boniatos, muchas historias de terror, ¡pero nada nada de miedo!

Post escrito por:

Podéis seguirla a través de Instagram, de Facebook y de su web.

Os animamos a leer otros post de Genios Lectores sobre fomento de la lectoescritura pinchando en el botón que tenéis justo aquí debajo.