¿Sabías que el ahogamiento por leche es la tercera causa de muerte accidental en bebés? Un dato que podría reducirse e incluso eliminarse con una buena prevención y sabiendo cómo actuar. Pero, para ello, lo primero es averiguar las causas que lo producen. En este artículo escrito por Cruz Roja Castellón os lo contamos todo.

Síntomas para reconocer el ahogamiento por leche en bebés

A veces el bebé puede sufrir un simple atragantamiento que no tiene mayores consecuencias. Sin embargo, en otras ocasiones puede complicarse y derivar en ahogamiento por leche. Los principales síntomas son estos: 

  • El bebé tiene dificultad para llorar. 
  • Tose con debilidad, por lo que la tos no es capaz de arrastrar el líquido. 
  • El bebé tiene dificultad para respirar y hace ruidos al inhalar. 
  • La piel del pequeño comienza a ponerse azul. 
  • La falta de respiración puede hacerle perder el conocimiento. 

Qué provoca el ahogamiento por leche en bebés

  1. Que la garganta del bebé sea pequeña.
  2. Que la leche que sale del biberón o del pecho de la madre lo haga demasiado rápido y/o con mucha fuerza.
  3. O bien, que el niño tenga un trastorno en la deglución.

Cómo evitar el ahogamiento por leche

Si conociésemos lo sencillo que es intervenir en un ahogamiento por leche, nos sorprenderíamos. Es algo que cualquiera de nosotros podríamos resolver con una formación básica en primeros auxilios.

Pero como siempre decimos en Cruz Roja, la mejor intervención es la prevención. Por eso hacemos las siguientes recomendaciones:

  • No dejes que el pequeño duerma solo en una habitación los primeros 6 meses de vida. Podría vomitar la leche sin que te percatases y pudieses corregir su postura. 
  • Tampoco permitas que tome solo el biberón o con otra persona que no sea adulta sin supervisión.
  • En caso de que le des el pecho, vigila que el bebé ingiere la leche de manera pausada, especialmente durante los primeros segundos. De esta manera evitarás que se atragante. Conforme vaya alimentándose, se irá saciando y reducirá el ritmo de succión.  
  • Si tienes dudas sobre la lactancia o la forma más adecuada de darle el biberón a tu pequeña o pequeño, puedes consultar a tu pediatra o matrona.

Cómo actuar en caso de ahogamiento por leche

Lo primero que debes hacer es mantener la calma, e inmediatamente después llamar al 112 y practicar la maniobra específica para lactantes que se muestra en el siguiente vídeo.

 

En resumen, para realizar la Maniobra de Heimlich a un bebé, hay que seguir estos pasos:

  1. Sitúa al bebé boca abajo, a lo largo de tu antebrazo y dale cinco golpecitos en la espalda.
  2. Ponle boca arriba y realiza 5 compresiones rápidas en la parte media del esternón con 2 dedos.
  3. Si no han funcionado los pasos anteriores, alterna palmadas en la espalda con compresiones torácicas.

 

Con independencia de que hayas resuelto esta situación con éxito, es conveniente que acudas al pediatra para que descarte posibles complicaciones posteriores.

Aunque en este artículo hemos analizado cómo actuar ante un ahogamiento por leche en el caso de los bebés, ellos no son los únicos que los sufren. Los atragantamientos también son muy habituales en niños mayores. Sin embargo, la causa que los provoca es distinta: una pieza de juguete, un alimento, una gominola, etc. Pero eso ya será materia de otro artículo que pronto podréis ver en Castellón Kids.