Yendo en el coche con niños, tanto si vais de viaje como para trayectos más cortos, seguramente se os hace necesario buscarles entretenimiento para hacer el viaje más llevadero durante los momentos en que los niños no duerman.

Viajar con niños. Ideas para entretenerles en el coche

La táblet puede ser un buen recurso tanto para jugar como para ver una peli, sobre todo en viajes largos, pero si no queréis que pasen horas pegados a la pantalla, habrá que ofrecerles otras opciones para que se distraigan solos o entretenerles jugando con ellos.

Lo primero sería preparar una pequeña mochila salva salidas para llevarla siempre en el coche e incluso poder sacarla cuando salgáis fuera, especialmente cuando vayáis a estar en algún sitio que requiera espera, como un restaurante, el médico… La cuestión es llevar algo que entretenga a los peques, no hace falta mucho, aunque mejor optar por cosas variadas y formato viaje o pequeño.

Algunos ejemplos de cosas que pueden llevarse en la mochila salva salidas para entretenerlos fuera de casa, son: cuaderno de pasatiempos, libreta y colores, libro para colorear, algún juego de cartas, un par de figuras o muñequitos, libros de pequeño formato… Incluso una pelota, una comba o un mikado para cuando estéis en sitios en los que puedan usarse. Lo importante es llevar siempre encima cuatro o cinco cosas con las que puedan entretenerse en cualquier parte.

Para cuando no llevéis nada en el coche, o ya se han aburrido de ello, o simplemente prefieren vuestra atención y compañía, os dejamos a continuación algunos juegos de hablar para jugar en el coche juntos.

JUEGOS PARA ENTRETENER A LOS NIÑOS EN EL COCHE

– Veo Veo, que seguro que todos conocéis. Cuando aún no saben leer ni escribir y no controlan bien las palabras, podéis jugar al de los colores, en lugar de «empieza por la letrita X», podéis decir «es de color color…».

– Enlazar palabras, que consiste simplemente en que uno dice una palabra y el siguiente ha de decir otra que empiece por la sílaba con la que acababa la anterior: patata – taladro – dromedario

– Decir cosas de un color. Alguien dice un color y el resto, alternándose, dice cosas que sean de ese color. Pero no cosas que estén a la vista, sino cosas que se puedan identificar con ese color. Por ejemplo, con el verde: árboles, uniforme del cole, contenedor de vidrio, uniforme de un cirujano… Rojo: sangre, fresas, señal de peligro… Azul: Pocoyó, cielo, logo de Unicef… En este juego las posibilidades de respuesta son infinitas y seguro que os sorprenden.

– Simón dice… que nos toquemos la oreja derecha / que bailemos / que aplaudamos / que con la mano izquierda no rasquemos la cabeza… Este suele gustarles mucho.

– Abecedario. Un buen juego sobre todo cuando aún no se lo saben. Cada uno dice una letra siguiendo el orden alfabético y es una buena forma de que lo aprendan jugando. Y cuando ya lo tengan controlado, podéis hacer lo mismo pero de la z a la a.

– Números, de forma idéntica al abecedario. Lo suyo es que a ellos les toque decir el cambio de decena (20, 30, 40, 50…), que es lo menos fácil.

– Abecedario con temática. Se decide un tema (nombres de persona, comida, animales…) y siguiendo el abecedario hay que decir palabras de ese tema que empiecen por esa letra.

– Instrumentos / Deportes / Animales. Uno representa con mímica y sonido un instrumento, un deporte o un animal y el resto adivina de qué se trata.

– Abecedario con animales avanzado. Este es para cuando ya necesitan que los juegos se vayan complicando un poco. Siguiendo el abecedario, se dice un animal que empieza por la letra que toque y una o dos características del animal en cuestión. Por ejemplo: con la c, cerdo, que hace oink oink y juega en el barro.

– Coches y colores. Que no es ni más ni menos que decir un color y ver quién es el primero que ve un coche de ese color.

– Describir cosas, que consiste en pensar en algo e ir diciendo características de esa cosa hasta que la otra persona descubra qué es.

– Identificar señales. Podéis decirles, por ejemplo, que busquen una señal de peligro. Al principio deberéis indicarles sus características, pero seguro que en nada se han aprendido las señales de circulación más básicas. Otra versión es ir diciendo qué significa cada señal que vais viendo.

– Sumar matrículas de coche. Este está muy bien para cuando no se va por carreteras rápidas y tenemos tiempo de leer los números. Podéis indicarles un coche y que os digan cuánto suman los dígitos de la matrícula. O para más avanzados, encontrar una matrícula que sume la edad de fulanito, por ejemplo. E incluso hacer distintas operaciones a ver quién se acerca más al número x.

– Bingo viajero, del que pronto os dejaremos alguno para que os descarguéis. Consiste en poner en un folio, con pegatinas, recortes o dibujos, imágenes de cosas que pueden encontrarse por el camino, para ir tachándolas conforme las vayáis viendo: un semáforo, un árbol, una señal, un perro…

Como veréis, casi todos estos juegos sirven para reforzar el lenguaje, las letras o la comprensión, por lo que además de divertirse, vuestros peques aprenderán jugando.

¿Nos dais más ideas para hacer más fácil y llevadero el momento de viajar con niños? Si os animáis a contarnos cómo los entretenéis vosotros, podemos ampliar la lista.